La privatización de la guerra: Los mercenarios, militares y de seguridad privadas (EMSP)   Leave a comment

 

The Privatization of War: Mercenaries, Private Military and Security Companies (PMSC)

Las empresas militares y de seguridad privadas (EMSP) son la reencarnación moderna de un largo linaje de los proveedores privados de la fuerza física: corsarios, corsarios y mercenarios. Mercenarios, que prácticamente habían desaparecido durante los siglos XIX y XX, reaparecieron en la década de 1960 durante el período de descolonización que opera principalmente en África y Asia. Que bajo las Naciones Unidas se aprobó una convención fuera de la ley y criminaliza sus actividades. Protocolo adicional I de los Convenios de Ginebra también contiene una definición de mercenario.

Estas entidades no estatales del siglo XXI operan en situaciones muy borrosas, donde las fronteras son difíciles de separar. La nueva industria de la seguridad de las empresas privadas mueve grandes cantidades de armas y equipo militar. Ofrece servicios para las operaciones militares que reclutan ex militares como los civiles para llevar a cabo la seguridad pasiva o defensiva.

Sin embargo, estas personas no pueden ser considerados como civiles, dado que a menudo llevan y usan armas, interrogan a prisioneros, bombas de carga, unidad de camiones militares y cumplen otras funciones militares esenciales. Los que están armados puede cambiar fácilmente de un pasivo / defensiva a un papel activo / ofensivo y puede cometer violaciónes de derechos humanos e incluso desestabilizar gobiernos. No pueden ser considerados soldados o milicias de apoyo en virtud del derecho internacional humanitario, ya sea, ya que no son parte del ejército o en la cadena de mando, y, a menudo pertenecen a un gran número de diferentes nacionalidades.

Personal de las EMSP no pueden normalmente ser considerados como mercenarios para la definición de mercenarios como se estipula en los convenios internacionales que se ocupan de este problema no se aplican en general al personal de las EMSP que operan legalmente en el extranjero en virtud de contratos de las empresas legalmente registradas.

Las empresas militares y de seguridad privada operan en un vacío legal: que suponen una amenaza para la población civil y al derecho internacional de los derechos humanos. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha encomendado al Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre la utilización de mercenarios, principalmente, con el mandato: “Vigilar y estudiar los efectos de las actividades de las empresas privadas que ofrecen servicios de asistencia militar, asesoría y seguridad en el mercado internacional en el disfrute de los derechos humanos (…) y para preparar un proyecto de principios básicos internacionales que promuevan el respeto de los derechos humanos por parte de esas empresas en sus actividades “.

Durante los últimos cinco años, el Grupo de Trabajo ha estado estudiando las nuevas cuestiones, manifestaciones y tendencias en relación con empresas privadas militares y de seguridad. En nuestros informes hemos informado al Consejo de Derechos Humanos ya la Asamblea General sobre estas cuestiones. De particular importancia son los informes del Grupo de Trabajo a la última sesión del Consejo de Derechos Humanos, celebrada en septiembre de 2010, sobre la Misión de los Estados Unidos de América (20 julio a 3 agosto 2009), Documento A/HRC/15 / 25/Add.3, sobre la Misión de Afganistán (4-9 abril de 2009), documento A/HRC/15/25/Add.2, y el informe general del Grupo de trabajo sobre el proyecto de una posible Convención sobre Militares Privadas y Empresas de Seguridad (EMSP) para su consideración y acción por parte del Consejo de Derechos Humanos, documento A/HRC/15/25.

En el curso de nuestra investigación, desde 2006, hemos recogido una información amplia que indican el impacto negativo de las actividades de los “contratistas privados”, “soldados privados” o “pistoleros a sueldo”, cualquiera que sea la denominación que podemos elegir para nombrar a las personas empleadas por las empresas militares y de seguridad privadas como civiles, pero en general fuertemente armados. En el grupo de violaciónes de derechos humanos presuntamente cometidas por los empleados de estas empresas, que el Grupo de Trabajo ha examinado uno puede encontrar: ejecuciones sumarias, actos de tortura, las detenciones arbitrarias; de trata de personas; daños graves para la salud causados ​​por sus actividades; , así como los atentados contra el derecho a la libre determinación. También parece que las EMSP, en su búsqueda de ganancias, la seguridad y la negligencia no proveen a sus empleados de sus derechos básicos, ya menudo ponen a su personal en situaciones de peligro y vulnerabilidad.

Las ejecuciones sumarias

El 16 de septiembre de 2007 en Bagdad, los empleados de la firma estadounidense Blackwater [1] estuvo involucrado en un tiroteo en la plaza Nisoor en la que 17 civiles murieron y más de otras 20 personas resultaron heridas, incluyendo mujeres y niños. Relatos de testigos locales indican el uso de las armas de los vehículos y el lanzamiento de cohetes desde un helicóptero perteneciente a esta empresa.

También hay preocupación sobre las actividades y el enfoque de personal de las EMSP, sus convoyes de vehículos blindados y su conducta en el tráfico, en particular, el uso de la fuerza letal. Este incidente en particular no fue el primero de su tipo, ni la primera participación de Blackwater.

De acuerdo con un informe del Congreso sobre el comportamiento de Xe / Blackwater en Irak, se encontraron los guardias Xe / Blackwater de haber participado en cerca de 200 incidentes escalada-de-force que implicaron el despido de los tiros desde el año 2005. A pesar de los términos de los contratos que a condición de que la compañía podría participar sólo en uso defensivo de la fuerza, la compañía informó que en más del 80 por ciento de los incidentes de disparos, sus fuerzas dispararon los primeros tiros.

En Nayaf, en abril de 2004 y en varias otras ocasiones, los empleados de esta empresa han participado en hostilidades directas, así como en mayo de 2007, donde otro incidente en el que la misma empresa presuntamente ocurrió involucrados guardias pertenecientes a la empresa y las fuerzas pertenecientes al Ministerio iraquí del Interior habría intercambiado disparos en un sector de Bagdad.

También en el centro de Bagdad el rodaje de los empleados de la EMSP, Unidad Resources Group (URG) [2], la protección de un convoy, dejó dos mujeres armenias, Genevia Antranick y María Awanis muerto el 9 de octubre de 2007, cuando su coche se acercó demasiado a una protegida convoy. La familia de Genevia Antranick se ofreció ninguna compensación y ha iniciado procesos judiciales contra URG en los Estados Unidos.

Esta empresa también estuvo implicado en el asesinato de 72 años de edad, de Australia Kays Juma. Profesor Juma recibió un disparo en marzo de 2006 como se acercaba a una intersección está bloqueado por un convoy URG estaba protegiendo. Profesor Juma, un residente de 25 años de Bagdad, que conducía por la ciudad todos los días, al parecer aceleró su vehículo cuando se acercó a los guardias y no hizo caso de las advertencias de parar, incluidas las señales de mano, cohetes, disparos de advertencia en el cuerpo de su coche y focos. El incidente ocurrió a las 10 [3].

Tortura

Dos empresas con sede en los Estados Unidos, CACI y L-3 Services (anteriormente Titan Corporation), participaron en la tortura de detenidos iraquíes en Abu Ghraib. CACI y L-3 Servicios, contratados por el Gobierno de los Estados Unidos, fueron los responsables de los interrogatorios y los servicios de traducción, respectivamente, en la prisión de Abu Ghraib y otras instalaciones en Irak.

Setenta y dos ciudadanos iraquíes que anteriormente estaban detenidos en prisiones militares en Irak, han demandado a L-3 Services, Inc. (“L-3”), un contratista militar privado que proporcionó traductores civiles para las fuerzas militares de Estados Unidos en Irak y Adel Nakhla, un ex empleado de la L-3 que sirvió como uno de sus traductores allí bajo el Alien Tort Statute. Alegan haber sido torturados y maltratados física y mentalmente durante su detención y que deben ser consideradas responsables de daños y perjuicios por sus acciones. Los demandantes afirman 20 causas de acción, entre los cuales: la tortura, el trato cruel, inhumano o degradante; asalto y agresión, provocación intencional de angustia emocional [4].

Detención arbitraria

Varios informes indican que los guardias de seguridad privados han desempeñado un papel central en algunas de las actividades más sensibles de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), como la detención arbitraria y las incursiones clandestinas contra presuntos insurgentes en Irak y Afganistán [5] y la participación en vuelos de entrega de la CIA [6], así como las operaciones encubiertas conjuntas [7]. Los empleados de las EMSP se habrían involucrado en la adopción de los detenidos, de “puntos de recogida” (como Tuzla, Islamabad o Skopje) transportarlos en vuelos de entrega y la entrega de ellos a dejar puntos (como El Cairo, Rabat, Bucarest, Ammán o Guantánamo), así como en la construcción, equipamiento y dotación de personal de los “lugares negros” de la CIA.

Dentro de este contexto, la Unión Americana de Libertades Civiles presentó una demanda en mayo 2007 contra Jeppesen DataPlan Inc. (una empresa subsidiaria de Boeing) en nombre de cinco personas que fueron secuestradas por la CIA de desaparecer en las prisiones en el extranjero en poder de los servicios secretos de Estados Unidos. Jeppesen habría participado en la entrega de proporcionar servicios de planificación de vuelo y apoyo logístico. Las cinco personas fueron torturadas durante su detención arbitraria [8].

Salud

El informe anual de DynCorp International 2009 se refiere a cuatro demandas relativas a la fumigación de cultivos de plantas narcóticas lo largo de la frontera con Colombia, junto a Ecuador, en nombre de 3 Providencias ecuatorianos y 3.266 demandantes [9].

Desde 1991, el Departamento de Estado de Estados Unidos contrató a la empresa privada DynCorp para el suministro de servicios para este programa de aire de pulverización contra los estupefacientes en la región andina. De acuerdo con el contrato firmado el 30 de enero de 1998, DynCorp provee la logística esencial a la oficina antidrogas de las actividades de Colombia, de acuerdo con tres objetivos principales: la erradicación de cultivos de drogas ilícitas, el entrenamiento del ejército y del personal de la país, y el desmantelamiento de laboratorios de drogas ilícitas y las redes ilícitas de tráfico de drogas.

Un informe de una ONG indica las consecuencias de las fumigaciones realizadas dentro del Plan Colombia para las personas que viven en la región de la frontera [10]. Una tercera parte de las 47 mujeres del estudio expuestos a las fumigaciones mostró células con algunos daños genéticos. El estudio establece la relación de las fumigaciones aéreas del Plan Colombia, con daños en el material genético. El estudio demuestra que cuando la población está sometida a las fumigaciones “el riesgo de daño celular puede aumentar y que, una vez permanente, los casos de cáncer, mutaciones y alteraciones embrionarias importantes son el aumento que den lugar entre otras posibilidades al incremento de abortos en la zona.

Este ejemplo es especialmente importante teniendo en cuenta que el Plan Colombia ha servido como modelo para los acuerdos que los Estados Unidos se aplicaría más tarde a Irak y Afganistán. El Plan Colombia proporciona inmunidad a los empleados de la EMSP contratada (DynCorp) lo mismo que la Orden 14 de la Autoridad Provisional de la Coalición hizo en Irak.

Autodeterminación

El 2004 intento de golpe de Estado, que fue perpetrado en Guinea Ecuatorial es un claro ejemplo de la relación entre el fenómeno de los mercenarios y las EMSP como medio de violar la soberanía de los Estados. En este caso particular, los mercenarios implicados eran en su mayoría ex directores y personal de Executive Outcomes, una de estas empresas de que se había hecho famoso por sus operaciones en Angola y Sierra Leona. El equipo de mercenarios también incluyó los guardias de seguridad que aún eran empleados de las EMSP como fue el caso de dos empleados de la empresa meteóricas Sistemas tácticos de proporcionar seguridad a los diplomáticos de las embajadas occidentales en Bagdad-entre los cuales al Embajador de Suiza. También incluía un guardia de seguridad que había trabajado previamente para la “Fundación Steele” EMSP y había dado protección al presidente Aristide de Haití y lo condujo al plano que lo llevó al exilio [11].

Trata de personas

En 2005, 105 chilenos proporcionaban / o someterse a entrenamiento militar en la antigua base militar de Lepaterique en Honduras. La instrucción consistía en tácticas antiguerrilla como posibles emboscadas y desactivación de explosivos y morteros cómo evitarlos. Los chilenos habían ingresado en Honduras como turistas y estaban ilegalmente en Honduras. Utilizaron armas de grueso calibre, como fusiles M-16 o ametralladoras ligeras. Ellos habían sido contratados por una filial de Triple Canopy.

Formaban parte de un grupo, que incluía también 189 hondureños reclutados y entrenados en Honduras. Triple Canopy había obtenido un contrato por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. El fuerte contingente salió del país por vía aérea desde San Pedro Sula, Honduras, en varios grupos, con una escala en Islandia. Luego llegó el Medio Oriente y fueron introducidos de contrabando en Iraq [12].

La mayoría de los chilenos y hondureños fueron contratados como guardias de seguridad en las instalaciones fijas en Irak. Ellos habían sido contratados por Your Solutions Honduras S. de RL, un agente local de Your Solutions Incorporated, registrada en Illinois, Estados Unidos de América, que a su vez había sido subcontratada por Triple Canopy, con sede en Chicago, Estados Unidos de América. Algunos de los chilenos están actualmente trabajando en Bagdad brindar seguridad a la Embajada de Australia en virtud de un contrato por parte de la Unidad Resources Group (URG).

Violaciónes de derechos humanos cometidas por las EMSP a sus empleados

EMSP pone a menudo los guardias privados contratados en situaciones de peligro y vulnerabilidad, como los “contratistas privados de Blackwater, asesinados en Faluya en 2004 supuestamente debido a la falta de la seguridad necesaria significa que Blackwater se supone que debe proporcionar con el fin de llevar a cabo la misión.

No hay que olvidar que este incidente cambió radicalmente el curso de la guerra y la ocupación por Estados Unidos en Irak. Puede ser considerado como el punto de inflexión en la ocupación de Irak. Esto llevó a una operación abortiva EE.UU. para recuperar el control de la ciudad y una operación exitosa recaptura en la ciudad en noviembre de 2004, llamada Operación Furia Fantasma, que resultó en la muerte de más de 1.350 combatientes insurgentes. Aproximadamente 95 soldados América murieron y 560 resultaron heridas.

Los militares de EE.UU. primero negó que haya utilizar fósforo blanco como un arma anti-personal en Faluya, pero más tarde se retractó de esa negación, y admitió haber usado el incendiario en la ciudad como un arma ofensiva. Informes tras los acontecimientos de noviembre 2004 han denunciado crímenes de guerra, y de una masacre por parte del personal de los Estados Unidos, incluida la violencia indiscriminada contra civiles y niños. http://en.wikipedia.org/wiki/Fallujah – cite_note-17 se presenta este punto de vista en la película documental de 2005, “Faluya, la matanza tapada”. En 2010, la Revista Internacional de Investigación del Medio Ambiente y Salud Pública, una revista médica, publicó un estudio que muestra que las tasas de cáncer, la mortalidad infantil y la leucemia son superiores a los reportados en Hiroshima y Nagasaki [13] .

Los más de 300 000 documentos militares clasificados hechos públicos por Wikileaks muestran que el “Uso de Contratistas Added to Caos de guerra en Irak”, como ha sido ampliamente reportado por los medios de comunicación internacionales recientemente.

Los Estados Unidos ha dependido y sigue dependiendo en gran medida militar privada y contratistas de seguridad en la realización de sus operaciones militares. Los Estados Unidos utilizaron los contratistas de seguridad privados para llevar a cabo las operaciones de intervención de narcóticos en Colombia en la década de 1990 y recientemente firmó un acuerdo adicional que autorice el despliegue de tropas y contratistas en siete bases militares colombianas. Durante el conflicto de los Balcanes, los Estados Unidos utilizaron un contratista de seguridad privada para entrenar a las tropas croatas para llevar a cabo operaciones en contra de las tropas serbias. Hoy en día, es en el contexto de sus operaciones en Irak y Afganistán, en particular, que el Estado está contratando masivamente a cabo las funciones de seguridad a empresas privadas.

En 2009, el Departamento de Defensa emplea 218.000 contratistas privados (de todo tipo), mientras que hubo 195.000 uniformados. Según las cifras, alrededor del 8 por ciento de estos contratistas son contratistas de seguridad armados, es decir, unos 20.000 guardias armados. Si se incluyen otros teatros de operaciones, la cifra se eleva a 242.657, con 54.387 ciudadanos de Estados Unidos, 94.260 nacionales de terceros países y 94.010 ciudadanos del país anfitrión.

El Departamento de Estado se basa en unos 2.000 contratistas de seguridad privada para proporcionar el personal y las instalaciones de Estados Unidos con los servicios de protección personal y la guardia en Afganistán, Irak, Israel y Pakistán, y servicios de aviación en Irak. Los contratos de servicios de protección fueron otorgadas en 2005 a tres EMSP, es decir, Triple Canopy, DynCorp International y el Centro de Capacitación EE.UU., parte de la (entonces Blackwater) grupo de empresas Xe. Estas tres empresas aún mantienen el Departamento de Estado los contratos de servicios de protección en la actualidad.

La falta de transparencia

La información accesible al público sobre el alcance y el tipo de contrato entre el Gobierno de los Estados Unidos y las EMSP es escasa y opaca. La falta de transparencia es especialmente importante cuando las empresas subcontratan a otras personas. A menudo, los contratos con las EMSP no se dan a conocer al público a pesar de una amplia libertad de las normas de información en los Estados Unidos, ya sea debido a que contienen información comercial confidencial o en el argumento de que la no divulgación es en interés de la defensa nacional o política exterior. La situación es particularmente opaco cuando EMSP contrato agencias de inteligencia de Estados Unidos.

La falta de rendición de cuentas

A pesar de su participación en graves violaciónes de los derechos humanos, ni un solo EMSP o empleado de estas empresas han sido sancionados.

En el curso de un litigio, varios argumentos jurídicos recurrentes se han utilizado en la defensa de las EMSP y su personal, incluido el contratista de defensa del Gobierno, la doctrina de la cuestión política y los argumentos de inmunidad derivados. EMSP están utilizando el contratista de defensa del Gobierno para sostener que operaban bajo el control exclusivo del Gobierno de los Estados Unidos cuando se cometieron los presuntos actos y por lo tanto no pueden ser considerados responsables de sus acciones.

Parece que cuando los actos son cometidos por agentes del gobierno se consideran violaciónes de los derechos humanos, pero cuando estos mismos actos perpetrados por EMSP es “business as usual”.

La violación de los derechos humanos perpetradas por militares y de seguridad privadas son indicaciones de la amenaza que representa para los cimientos de la democracia misma por la privatización de las funciones inherentemente públicos como el monopolio del uso legítimo de la fuerza. A este respecto, no puedo dejar de hacer referencia al último discurso del presidente Eisenhower.

En 1961, el presidente Eisenhower advirtió a la opinión pública norteamericana contra el creciente peligro de un complejo industrial militar que dice: “(…) debemos guardarnos de la adquisición de influencia injustificada, ya sea buscada o no, por el complejo militar-industrial. Existe el potencial para el aumento desastroso de poder fuera de lugar existe y persistirá. Nunca debemos permitir que el peso de esta combinación ponga en peligro nuestras libertades o los procesos democráticos. Debemos dar nada por sentado. Sólo una ciudadanía alerta e informada puede inducir el correcto engranaje de la inmensa maquinaria industrial y militar de defensa con nuestros métodos y objetivos pacíficos, de modo que la seguridad y la libertad puedan prosperar juntos “.

Cincuenta años más tarde, el 8 de septiembre de 2001, Donald Rumsfeld, en su discurso en el Departamento de Defensa advirtió a los militares del Pentágono en contra de “un adversario que representa una amenaza, una amenaza grave para la seguridad de los Estados Unidos de América (…) Vamos a hacer no nos engañemos: La modernización del Departamento de Defensa es (…) una cuestión de vida o muerte, en última instancia, todos los estadounidenses de. (…) El adversario. (…) Es la burocracia del Pentágono. (…) Es por eso que estamos aquí hoy todos nosotros un reto para emprender una campaña sin cuartel para transferir recursos del Pentágono de la burocracia al campo de batalla, desde la cola hasta el diente. Sabemos que el adversario. Sabemos que la amenaza. Y con la misma firmeza de propósito que cualquier esfuerzo contra un adversario determinadas demandas, tenemos que llegar a ella y permanecer en él. Algunos podrían preguntar, ¿cómo en el mundo podría el Secretario de Defensa atacar el Pentágono frente a su gente? A ellos les responderá: No tengo ningún deseo de atacar el Pentágono, quiero liberarlo. Tenemos que salvarlo de sí mismo. ”

Rumsfeld debería haber dicho que el cambio de los recursos del Pentágono de la burocracia para el sector privado. De hecho, ese cambio se ha acelerado por la Administración de Bush: el número de personas empleadas por contrato que había sido subcontratado (privatizado) por el Pentágono ya tenía cuatro veces más que en el Departamento de Defensa.

No es más un complejo industrial-militar, sino como Noam Chomsky ha señalado que “es sólo el sistema industrial que opera bajo uno u otro pretexto”.

Los artículos del Washington Post “Top Secret America: Un mundo oculto, creciendo fuera de control”, por Dana Priest y William M. Arkin (19 de julio de 2010) muestran la medida en que “El mundo de alto secreto, el gobierno creó en respuesta a la los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, ha llegado a ser tan grande, por lo difícil de manejar y tan secreto que nadie sabe cuánto dinero cuesta, cuánta gente emplea, cuántos programas existen dentro de él o exactamente cuántas agencias hacen el mismo trabajo “.

Las conclusiones de la investigación son que algunos 1.271 organizaciones gubernamentales y 1.931 compañías privadas trabajan en programas relacionados con el antiterrorismo, la seguridad nacional y la inteligencia en unos 10.000 lugares en todo Estados Unidos, y que un estimado de 854.000 personas, casi 1.5 veces más de personas viven en Washington , DC, mantenga alto secreto las autorizaciones de seguridad. Un número de compañías militares y de seguridad privadas son algunas de las agencias de seguridad e inteligencia se mencionan en el informe del Washington Post.

El Grupo de Trabajo recibió información de varias fuentes que hasta el 70 por ciento del presupuesto de inteligencia de Estados Unidos se gasta en los contratistas. Estos contratos se clasifican y muy poca información disponible al público sobre la naturaleza de las actividades llevadas a cabo por estos contratistas.

La privatización de la guerra ha creado una dinámica estructural, que responde a una lógica comercial de la industria.

Un breve vistazo a las carreras de los actuales gestores de BAE Systems, así como en sus libros de direcciones, confirma que no estamos más tiempo tratando con una empresa normal, pero con un cartel que une armamento de alta tecnología (BAE Systems, United Defence Industries , Lockheed Martin), con los financieros especulativos (Lazard Frères, Goldman Sachs, Deutsche Bank), junto con los carteles de las materias primas (British Petroleum, Shell Oil) con en el terreno, empresas privadas militares y de seguridad [14].

La mayoría de las empresas militares y de seguridad privada se ha creado o están gestionadas por ex militares o ex policías para quienes es un gran negocio. Sólo para dar un ejemplo MPRI (Military Professional Resources Incorporation) fue creado por cuatro ex generales del ejército de Estados Unidos cuando eran debido a la jubilación [15]. Lo mismo es cierto para Blackwater y sus empresas filiales o subsidiarias, que emplean a ex directores de la CIA [16]. Los científicos sociales se refieren a este fenómeno como el síndrome de la puerta giratoria.

Se espera que el uso de contratistas de seguridad para crecer mientras las fuerzas estadounidenses se encogen. Un informe de julio por la Comisión de Contratación en Tiempos de Guerra , un grupo especial establecido por el Congreso, estima que el Departamento de Estado solo tendría más del doble el número de contratistas que había que protegen la embajada y consulados en Irak americano.

“Sin contratistas: (1) el compromiso militar habría tenido que ser una pequeña alternativa estratégica problemática, (2) los Estados Unidos habría tenido que desplegar su número finito de personal activo para los viajes aún más largos de impuestos políticamente arriesgado y opción miope, (3) los Estados Unidos habría tenido que considerar un proyecto civil o aumentar la retención y el reclutamiento al aumentar la paga militar significativa-dos opciones políticamente insostenibles, o (4) la necesidad de un mayor compromiso de otras naciones habría surgido y con ella, los Estados Unidos habrían tenido que hacer más concesiones para construir y sostener un esfuerzo verdaderamente multinacional. Por lo tanto, las diferencias tangibles en el tipo de guerra libraban, el efecto sobre el personal militar y la necesidad de que los socios de la coalición están muy magnificados cuando el gobierno tiene la opción para complementar sus tropas con los contratistas “[17].

Los militares no pueden prescindir de ellos. Hay más contratistas más de todo que los miembros actuales de los militares que sirven en la guerra empeora en Afganistán.

CONCLUSIONES DE LA COMISIÓN DEL SENADO impacto FUERZAS ARMADAS de Contratación Seguridad Privada sobre los Objetivos de Estados Unidos en Afganistán [18]

Conclusión: La proliferación de personal de seguridad privada en Afganistán no es coherente con la estrategia de contrainsurgencia. En mayo de 2010 la Dirección de Supervisión Contratista Armado del Comando Central de EE.UU. informó de que había más de 26.000 privados de seguridad personal de los contratistas que operan en Afganistán. Muchos de los agentes de seguridad privados están asociados con los grupos armados que operan fuera del control gubernamental.

Conclusión 2: señores de la guerra afganos y hombres fuertes que operan como proveedores de fuerza a los contratistas privados de seguridad han actuado en contra de los intereses del gobierno de EE.UU. y afganas. Señores de la guerra y los hombres fuertes asociados a los contratistas de seguridad financiados por Estados Unidos se han vinculado a las actividades de la coalición anti, asesinato, soborno, y el secuestro. El examen de la Comisión del contrato de seguridad financiado por EE.UU. con ArmorGroup en Shindand base aérea en Afganistán reveló que ArmorGroup se basó en una serie de señores de la guerra para proporcionar a los hombres armados para actuar como guardias de seguridad, en la base aérea.

Grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta establecido por el Consejo de Derechos Humanos

Debido a su impacto en el disfrute de los derechos humanos del Grupo de Trabajo sobre los mercenarios en sus informes de 2010 al Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la Asamblea General ha recomendado un instrumento jurídicamente vinculante que regule y seguimiento de sus actividades en el ámbito nacional e internacional.

La moción para crear un grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta ha sido objeto de largas negociaciones, en el Consejo de Derechos Humanos, encabezada por Sudáfrica con el fin de dar cabida a las preocupaciones del Grupo Occidental, pero sobre todo los de Estados Unidos y el Reino Unido y de una gran cantidad de una presión ejercida en las capitales de los países africanos que apoyan el proyecto de resolución. El texto de la resolución se debilitó con el fin de aprobar la resolución por consenso. Pero aún así la posición de los Estados del Oeste ha sido un “fin de no recevoir”.

La resolución fue adoptada por una mayoría de 32 votos a favor, 12 en contra y 3 abstenciones. Entre los partidarios de esta iniciativa son cuatro de los cinco miembros del BRICS (Brasil, Rusia, China y Sudáfrica), además del Grupo Africano, la Organización de la Conferencia Islámica y el Grupo de Estados Árabes.

La adopción de este acuerdo se abre un proceso interesante en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde la sociedad civil pueda participar en la elaboración de un marco internacional para la regulación, vigilancia y supervisión de las actividades de las empresas militares y de seguridad privadas. El nuevo grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta será el foro para todos los interesados ​​en recibir los insumos, no sólo el proyecto de texto de una posible convención y los elementos elaborados por el Grupo de Trabajo de la ONU sobre los mercenarios, sino también de otras iniciativas como la propuesta presentada a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, el Documento de Montreux y el código de conducta internacional está elaborando bajo la Iniciativa Suiza.

Sin embargo, el voto en contra de las delegaciones del Grupo Occidental indica que los intereses de la nueva industria de la seguridad asombrosas – sus ingresos de mercado anual se estima en más de USD de cien mil millones – han sido muy bien defendido como fue el caso de una serie de otras ocasiones. También muestra que los gobiernos occidentales estarán ausentes desde el principio en un debate a fondo y completa de las cuestiones planteadas por las actividades de las EMSP.

Instamos a todos los Estados a apoyar el proceso iniciado por el Consejo mediante la designación de sus representantes para el nuevo grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta, que celebrará su primera reunión en 2011, y continuar un proceso de discusiones con respecto a un instrumento jurídicamente vinculante.

La participación del Reino Unido y de los EEUU principales exportadores de estas actividades (se estima en un 70% a la industria de la seguridad en estos dos países), así como otros países occidentales, donde la nueva industria se está expandiendo es de particular importancia.

El Grupo de Trabajo insta al Gobierno de los Estados Unidos para aplicar las recomendaciones que hicimos, en particular, a:

apoyar la Ley del Congreso de parada de Outsourcing de Seguridad (SOS), que define claramente las funciones que son inherentemente gubernamentales y que no pueden ser subcontratados al sector privado;

dejar sin efecto la inmunidad a los contratistas que lleven a cabo actividades en otros países en virtud de acuerdos bilaterales;

llevar a cabo una investigación rápida y eficaz de violaciónes de derechos humanos cometidas por las EMSP y enjuiciar a los presuntos autores;

asegúrese de que la supervisión de los contratistas militares y de seguridad privadas no se subcontrata a las EMSP;
establecer un sistema específico de licencias federales de las EMSP para sus actividades en el extranjero;

establecer un procedimiento de investigación de la adjudicación de contratos a las EMSP;

asegurar que la jurisdicción penal de los Estados Unidos se aplica a empresas privadas militares y de seguridad contratadas por el Gobierno para llevar a cabo actividades en el extranjero, y

responder a las comunicaciones de los pendientes del Grupo de Trabajo.

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en el marco del Examen Periódico Universal, inició una revisión en noviembre de 2010 en Ginebra, se centra en la situación de los derechos humanos de los Estados Unidos. El presente artículo es una versión editada de la presentación realizada por José L. Gómez del Prado en Ginebra el 3 de noviembre de 2010 a una reunión paralela en el Palacio de las Naciones de la ONU en esa ocasión.

Notas

[1] Blackwater Worldwide abandonó su deslustrado nombre de la marca con el fin de estrechar su reputación maltratadas por su obra criticada en Irak, el cambio de nombre de su familia de dos docenas de empresas bajo el nombre de Xe ‘, vea Mike Baker,’ Blackwater vertederos deslustrado nombre de marca ‘, AP Noticias Pausa, 13 de febrero de 2009.

[2] URG, una compañía australiana militar y de seguridad privada, utiliza una serie de ex militares chilenos para proporcionar seguridad a la Embajada de Australia en Bagdad. Recientemente uno de los “guardias privados” se pegó un tiro, ABC News, informó por La Tercera, Chile, 16 de septiembre de 2010.

[3] J.Mendes & S Mitchell, “¿Quién es la Unidad de Recursos Grupo?”, ABC News Australia, 16 de septiembre de 2010.

[4] Caso 8:08-cv-01696-PJM, Documento 103, Archivado 07/29/10. Los acusados ​​han presentado mociones para desestimar la causa de una serie de motivos. Argumentan, entre otros, que el traje debe ser desestimado en su totalidad, ya que son inmunes bajo las leyes de la guerra, porque el traje plantea cuestiones políticas no justiciables, y debido a que poseen inmunidad soberana derivada. Buscan despido de los reclamos de la ley estatal sobre la base de la inmunidad contratista del gobierno, basados ​​en la idea de que los Demandantes no pueden proceder en las reclamaciones de la ley estatal, que surgen de las actividades de combate de las fuerzas armadas. El Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el distrito de la División Greenbelt Maryland ha decidido proceder con el caso en contra de L-3 Services, Inc. No ha aceptado las propuestas de resolución de despedir a permitir que el caso siga adelante.

[5] Misión a los Estados Unidos de América, Informe del Grupo de Trabajo sobre la utilización de mercenarios, documento de las Naciones Unidas, A/HRC/15/25/Add.3, apartados 22.

[6] James Risen y Mark Mazzetti, “guardias de Blackwater ligada a las incursiones secretas de la CIA”, New York Times, 10 de diciembre de 2009.

[7] Adam Ciralsky, “Tycoon, contratista, soldier, spy”, Vanity Fair, enero de 2010. Ver también la reclamación N HQ08X02800 ante el Tribunal Superior de Justicia, Queens Bench Division, Binyam Mohamed v Jeppesen UK Ltd, informe de James Gavin Simpson, 26 de mayo de 2009.

[8] ACLU Comunicado de Prensa, Informe de la ONU Subraya Falta de rendición de cuentas y supervisión para los contratistas militares y de seguridad, de Nueva York, 14 de septiembre de 2010.

[9] Los informes también indican que los ingresos de DynCorp para 2006 fueron de USD 1 966 993 y para el año 2009 USD 3 101 093

[10] Misión a Ecuador, Informe del Grupo de Trabajo sobre la utilización de mercenarios, documento de las Naciones Unidas, A/HRC/4/42/Add.2

[11] fueron arrestados varios de los involucrados en el intento de golpe de Estado en Zimbabwe, otro en Guinea Ecuatorial en sí el lugar donde el golpe de Estado tenía la intención de llevarse a cabo para derrocar al gobierno y poner otro en su lugar con el fin de obtener los recursos ricos en aceite. En 2004 y 2008 los ensayos se llevaron a cabo en Guinea Ecuatorial de los detenidos en relación con este intento de golpe de Estado, incluyendo del ciudadano británico Simon Mann y el sudafricano Nick du Toit. El Presidente de Guinea Ecuatorial indultó a todos los extranjeros vinculados a este intento de golpe de Estado en noviembre de 2009 por. Una serie de informes indicaron que los juicios no cumplieron con las normas internacionales de derechos humanos, y que algunos de los acusados ​​habían sido sometidos a torturas y malos tratos. El gobierno de Guinea Ecuatorial tiene tres ensayos en curso en el Reino Unido, España y el Líbano contra las personas que estaban detrás del intento de golpe de Estado.

[12] Informe del Grupo de Trabajo sobre la utilización de mercenarios, Misión a Honduras, documento A/HRC/4/42/Add.1 Naciones Unidas.

[13] Wikipedia

[14] Los mercenarios sin fronteras por Karel Vereycken, viernes 21 de septiembre 2007 

[15] Entre los que el general Carl E. Vuono, Jefe del Ejército durante la Guerra del Golfo y la invasión de Panamá, el general Crosbie E. Santos, ex Comandante en Jefe del Ejército de EE.UU. en Europa y el general Ron Griffith. El Presidente de la MPRI es general Bantant J. Craddock.

[16] Por ejemplo, Cofer Negro, ex Jefe de la Terrorism Center Contador; Enrique Prado, ex jefe de operaciones y Rof Richter, el segundo al mando de los clandestinos Servicios de la Sociedad

[17] Artículo publicado en el número de primavera de 2010 de la Universidad de Chicago Law Review, titulado ” Las pretensiones de privatización “por Jon D. Michaels, Acting Profesor de Derecho en la Facultad de Derecho de UCLA

[18] INVESTIGACIÓN SOBRE EL PAPEL Y SUPERVISIÓN DE CONTRATISTAS DE SEGURIDAD PRIVADA EN AFGANISTÁN, INFORME JUNTO CON VISTAS ADICIONALES DEL COMITÉ DE ARMADO DE SERVICIOS Senado de Estados Unidos, 28 de septiembre 2010

 

Anuncios

Publicado 17 diciembre, 2013 por guseto1 en wilileaks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: